La Huerta de Murcia

Datos técnicos

Dificultad  Fácil
Duración 3 horas
Distancia 25 km
Desnivel acumulado 50 m
Firme Asfalto y tierra
Punto de encuentro Glorieta de España

Opciones

Visita al Museo de la Huerta de Alcantarilla.  (Entrada  gratuita)

Un paseo en barca por el Río Segura.

All For Bike. All for Biker

logo-completo

We go wherever you need

Descripción

Paseando por los alrededores de Murcia, sin prisas, disfrutando del buen clima, de los colores, y olores de los frutales.  Alguna que otra parada para disfrutar de rincones con historia heredada de los árabes, en su ocupación ya milenaria.  Una parada para degustar la gastronomía de Murcia y alimentar el cuerpo y el espíritu con la riqueza de productos naturales y de calidad que permiten un resultado gastronómico sencillo, delicioso y sano; fruto de la tradición culinaria de la zona.

Como opción podrá visitar el museo de la Huerta.  Un lugar con encanto y en donde se rememora la cultura, tradiciones y forma de vida de antaño. Un museo muy completo y extenso que merece una visita.

El nacimiento de la Huerta de Murcia

La Huerta de Murcia nació de manos del pueblo árabe en la confluencia de los ríos Segura y Guadalentín. Los musulmanes supieron extraer las aguas del Segura y distribuirlas por la huerta.

    Para ello crearon un complejo sistema hidrológico, predecesor del actual sistema de regadíos, a partir de la presa de la Contraparada.  Este sistema sería el punto de partida de un sabio aprovechamiento que hace que las aguas se introduzcan en la vega.

    En la huerta, las aguas se distribuían a través de acequias, permitiendo el cultivo de frutales, cítricos y hortalizas. Las acequias mayores que discurren por ambas riberas del Segura son la Alquibla y Aljufía.

    En el siglo XVI los moriscos granadinos introdujeron la morena en la Huerta de Murcia. Este árbol era usado en la construcción de barracas, en el mobiliario, y como alimento para el gusano de la seda. La morera se convirtió en la gran fuente de riqueza de Murcia hasta bien entrado el siglo XIX.

    Los huertanos emplearon este producto como complemento para su economía y supieron armonizar su producción con la del cultivo de hortalizas y cereales.

    Pero, poco a poco, la morera sería desplazada por un cultivo apenas valorado hasta entonces: el naranjo.

Fotos y víeos

Related Projects